top of page

Desde que lugar entregamos el Rito del Útero


“El Útero no es un lugar para guardar miedo o dolor, el Útero es para crear y dar luz a la vida…”

Recuerdo la primera vez que escuche estas impactantes palabras durante una mágica y poderosa ceremonia, una explosión de luz dentro de mí  me anclo a la tierra y desde el cielo pude percibir la fuerza de las abuelas de la selva que llegaban con su medicina ancestral mientras Marcela Lobos posaba amorosamente sus manos sobre mi Útero. En ese instante fui consciente del verdadero poder que es dentro de mí, de mi responsabilidad como mujer, madre, amiga, hermana, bruja, guardiana, como una hija fiel de la Madre Tierra.

Cada vez que entrego el Rito, siento como crece con mucha fuerza y constancia la semilla de luz que fue plantada en mí y sigo disfrutándolo como si fuera la primera vez. A mí y a Fernando, nos apasiona renovar los procesos, crear, crear y seguir creando. Por eso nos gustan las preguntas, que nos externen sus inquietudes, ya que de esa manera podemos seguir nutriendo la información que les compartimos y al mismo tiempo nos enriquecemos todos.

Recientemente una hermana querida, nos comentó que durante una entrega del Rito, una de las mujeres presentes le expuso que la frase que acompaña el Rito, estaba planteada incorrectamente y pertenecía al viejo paradigma, ya que contenía en la misma la palabra -NO- incluyendo una negación dentro de la frase, creando un efecto cero al contener un 50/50.

Así que no queremos dejar pasar esta maravillosa oportunidad y ampliar sobre la respuesta compartida con esta hermana.

El rito fue entregado a Marcela por un Linaje de mujeres que superaron, se elevaron desde el viejo paradigma de sufrimiento para honrarlo en su función de dar vida y creatividad, de nuestra capacidad creadora, amorosa.

La inquietud es muy válida, pero es la intención con que se dicen las palabras lo que tiene más fuerza, se menciona el viejo paradigma para soltarlo y atraer el nuevo paradigma y sembrar esta nueva semilla en el útero.

Esta frase está comprendida por un contenido y un peso energético que va mucho más allá de la palabra y la mente.  En ella estamos dirigiendo la intención hacia un lugar en nuestro cuerpo para especificar que allí no se debe sostener, ni mantener dolor, soltar lo viejo, la anterior creencia limitante, e informar a nuestro Ser  que aquello ya no es más. Luego ponemos la fuerza y el intento impecable de lo que si debemos contener, amor, sanación, poder personal, creatividad, contención y nutrición, hasta llegar a expresar desde allí amor incondicional.

Como guardianas y guardianes es muy importante que integremos esta sanación y más que entender, sintamos la sacralidad y el poder que reside en el Útero femenino. El hombre y mujer del espíritu del águila,  el occidental,  siempre trata de sentir desde la mente y desde allí generalmente vivimos nuestra “espiritualidad” y nuestro “amor” hacia la Madre Tierra. Nuestras abuelas, mujeres de la selva, mujeres jaguar, gente del Cóndor, sencilla y noble, forman parte de un grupo de  personas ordinarias, que llevan una vida extraordinaria, que sienten desde el corazón, desde los dedos de los pies, hasta la  más fina hebra de su pelo, que han vencido el tiempo ordinario y habitan en un tiempo infinito, desde donde se expresan Pacha Mama, Mama Killa, Inti Tayta, Gran Espíritu.

Sintonicemos, sintamos, caminemos sin miedo, honremos nuestro linaje, honremos la Bruja en nosotras y siempre recordemos que “El Útero no es un lugar para guardar miedo o dolor, el Útero es para crear y dar luz a la vida.”

¡Aho!

Milizenwww.taller1111.net

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page