top of page

Retiros Interiores – Parte 1

Slide119

La Hermandad Blanca

Retiros Interiores

Extracto del libro Uku Pacha; Autor; Ricardo González

PARTE 1

El Enigma de Monte Shasta

Nadie ha podido explicar satisfactoriamente los frecuentes fenómenos que rodean esta montaña silenciosa de California. Desde la observación de extrañas luces en sus alrededores, a la impactante formación de nubes lenticulares sobre la cumbre y que invita a pensar en un posible origen sobrenatural; los visitantes que tuvieron la suerte de ser testigos de todo esto, no ocultan su asombro. Y si añadimos el reporte de lugareños que afirman haber visto hombres de túnicas blancas, caminando calmadamente en la nieve, tendríamos que considerar al menos, la leyenda que recorre cada rincón del pueblo de Shasta, desde hace décadas, que habla de una humanidad subterránea viviendo bajo la monta, aquellos seres serian descendiente de un mundo llamado Mu.

El Monte Shasta es el segundo pico más alto de los volcanes de Cascade Range, al norte del Estado de California, una espectacular reserva natural llamada “Monte Shasta Wilderness”, que perteneces a Shasta Trinity National Forest.  La raíz de su nombre proviene de un vocablo indígena “Ieka” que significa montana blanca. También ha sido reportado como el nombre de una tribu india que vivía en la cercanía en 1840, y que un explorador español Fray Narciso Duran le llamo “Jesús María”. Wilkes en 1841 le llamo Shasty Peak.

Según la leyenda de los indios Hopi, sobrevivientes de la destrucción de Kasskara, fueron trasladados a América en “escudos volantes” y “pájaros de fuego”, por dioses cósmicos llamados Katchinas; venerables sabios. La leyenda también señala otros lugares de la tierra como “ Tautoma” que sugiere a Tiahuanaco en Bolivia. Supuestamente estos sobrevivientes depositaron en las entrañas de la montaña los Registros Históricos de su civilización. En 1904 fue descubierto por JC Brown, un túnel que se adentra a Shasta. En él se encontraron dos habitaciones con planchas doradas que parecían mostrar símbolos o un lenguaje desconocido y 27 esqueletos que median más de 3 metros. Shasta tiene muchos misterios entre ellos cuentan la manifestación de una mujer radiante, vestida de blanco, que dice ser la regente de la montaña. Muchos afirman haber recibido mensajes de ella cuando han pasado la noche al pie del cerro.

La Cueva de los Tayos y los guardianes del laberinto

Fue en 1969, cuando el Húngaro Juan Moricz, espeleólogo aficionado y experto en leyendas ancestrales, se encontró con el intrincada de túneles y galerías subterráneas que dan cobijo a las aves nocturnas llamadas Tayos. Moricz afirmaba haber descubierto valiosos objetos de gran valor cultural e histórico para la humanidad, consistían en láminas metálicas que contenían probablemente el resumen de la historia de una civilización extinguida.

A una altitud de 800 metros en una zona montañosa en las faldas septentrionales de la Cordillera del Cóndor, se sitúa la entrada conocida al mundo subterráneo de esta cueva, se accede a través de un túnel vertical en forma de chimenea con unos 2 metros de diámetro de boca y 63 de profundidad. El descenso se realiza con cabo y polea.

Los indios Shuaras o los jibaros, conocidos por el arte de reducir cabezas, son los primeros exploradores del sistema subterráneo y de quienes Moricz recogió la información del lugar.

Luego de las publicaciones de Moricz, en el mes de Julio de 1976, llego al lugar una expedición ecuatoriana-británica con un personal militar y científico con la presencia del astronauta Norteamericano Neil Armstrong. Las silenciosas investigaciones se desarrollaron por 35 días, instalando un generador de electricidad y descendiendo a diario a las profundidades de la cueva. Se dice que la expedición fue financiada por la Iglesia Mormona, ya que estas planchas recordaban las propias planchas de oro que recibiera el profeta Joseph Smith de manos del ángel Moroni.  Teniendo en cuenta que leyendas mormonas apuntan a que los citados registros estarían ocultos en algún lugar de la Cordillera de los Andrés y que el lugar donde se ubica la cueva se denomina “Morona”, similar al nombre del ángel enviado. Recordemos que Neil Armstrong era también Mason. De esta expedición se llevaron cuatro cajas selladas de madera que no permitieron abrir a los shuaras, quienes se sintieron estafados y aún recuerdan tristemente este episodio. Cuando Neil Armstrong salió de la cueva declaro a la prensa que su visita al mundo subterráneo había superado su vivencia en La Luna.

Moricz, diferenciaba tres tipos de guardianes del lugar; Los Guardianes de la superficie, el cual se trataba de las comunidades indígenas, quien son los que dan el visto bueno para realizar cualquier visita al lugar. Los Guardianes del laberinto o Sunkies, quienes son los únicos que pueden guiar al aspirante a través del entramado de galerías y pasillos y los Guardianes de los Registros; La Hermandad Blanca de los Retiros Interiores, supervivientes de los Reinos Perdidos que se establecieron en el mundo bajo tierra. Fueron los sunkies quienes condujeron a Moricz frente a los Guardianes de los Registros.

Es importante comprender que la senda del Mundo Subterráneo puede conducir a la sabiduría o a la perdición del buscador. Así pues, el aspirante no solo necesitara un mapa del laberinto sino conocer y ganarse la confianza desde adentro, de sus guardianes.

Marcahuasi: El Secreto de los Andes….Continuará

1 visualización0 comentarios

Komentarze


bottom of page