top of page

Retiros Interiores – Parte 2

Slide120

La Hermandad Blanca

Retiros Interiores

Extracto del libro Uku Pacha; Autor; Ricardo González

Parte 2

Marcahuasi: El Secreto de los Andes

Marcahuasi es el legado de piedra de una humanidad desconocida. Se encuentra a 4,000 metros sobre el nivel del mar, es una enigmática meseta con templos de piedra en el ande peruano.  Se encuentra en la Sierra de Lima, hacia el este a cinco horas de la capital, entre los valles de Mamay y el Valle de Rimac. Se presume que estuvo habitada entre los años 800 y 1476 d.c. por las culturas Yunga y Yauyo, hasta la llegada del ejercito Inca.

Investigaciones señalan a la cultura Masama, anterior al imperio del Sol y se conocen cavernas al interior de la meseta, únicas en su género en América. Estas ocultas entradas conectarían con un asombroso mundo subterráneo.

Marcahuasi fue dada a conocer en 1952 por Daniel Ruzo, describiendo curiosas figuras de piedra en la montaña que, en determinadas épocas del año, ante la luz del sol, cambian de forma, como si tuvieran un mensaje que entregar. Por si fuera poco, al tomar una fotografía a algunas de estas efigies pétreas, en los negativos, aparece otra imagen, coexistiendo con la que se pretendió retratar.

Existe una figura que recibe el nombre de Monumento a la Humanidad, una gigantesca roca con apariencia ciencia de rostro humano, tan clara y evidente que sugiere que manos físicas la tallaron hace mucho tiempo.

Cuenta la leyenda que la meseta estuvo habitada por personajes barbudos de gran altura.  A pesar del rostro adusto y duro, inspiraban paz y espiritualidad. Ellos habrían sido los responsables de la construcción de los canales internos que filtran el agua de las lagunas, acumuladas en las cochas, durante el invierno.

Pero las figuras en verdad no están silentes, fueron hechas deliberadamente para atraer al aspirante que se encuentre en sincronicidad con Marcahuasi. Entonces revela la ruta de acceso al mundo interior, que permanece aguardando al silencio del buscador de la verdad.

Existe una entrada subterránea, la famosa caverna del Infiernillo, que es un tajo profundo en el suelo rocoso de Marcahuasi, cerca de la Tortuga Triásica, actualmente cerrada por el pueblo campesino, cuentan, que algunas personas por “accidente” cayeron a la caverna, antes de que fuese tapiada y aparecieron a kilómetros de distancia, caminando desorientadas en el sector de Vikil, donde se hallas unas cataratas de agua. Los que sobrevivieron a esta experiencia afirmaron haber visto hombres con túnicas blancas viviendo en una impresionante “ciudad de cristal” y los ancianos del pueblo sostienen haber visto extrañas luces desplazarse sobre Marcahuasi y ver que estas entraban en la caverna del Infiernillo.

En una determinada zona de la meseta, el estudioso sabrá reconocer ciertas esculturas de roca que se miran, y que su punto de unión visual demarca una ubicación oculta: el acceso al tesoro de Marcahuasi.

Como siempre, el profano supuso que se trataba de oro, saqueando las diferentes chullpas preincas de la meseta procurando saciar su ambición. No obstante, ciertos fenómenos en Marcahuasi pueden jugarle una mala pasada al huaquero. Por ejemplo, una Chullpa que aparece en ciertos lugares de la meseta donde no debería estar. Quienes entren en ella, desaparecen. Al menos esto es lo que creen que los más ancianos del Pueblo de Casta.

Actualmente el mundo andino cumple un papel de activación en Sudamérica, como otrora lo hicieron los Himalaya en Oriente. Así fue dispuesto por la Jerarquía para el resurgir de un Tiempo Nuevo Planetario desde América. Las montañas del Ande, pues, se constituyen ahora en una especia de antena natural de energía cósmicas y telúricas que en breve precipitaran un cambio extraordinario en el planeta y la criatura humana. Marcahuasi, también conocido como El Altar de los Dioses, es un buen lugar para sentir todo ello.

Tiahuanaco y los gigantes del diluvio…El Secreto origen de los Incas…Continuará…

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page