top of page
  • MiliZen

SOLSTICIO DE INVIERNO. MUERE EL SOL Y RENACE LA VIDA. RENACEMOS JUNTO A LA NATURALEZA.


El solsticio de invierno es una fecha muy especial para aquellas personas que consideran que vivimos en una relación de interdependencia con la naturaleza y conectados con el cosmos.

Para la mayoría de las antiguas tradiciones el hombre y la tierra eran un microcosmos que reflejaba los principios del macrocosmos o del cielo y la vida humana dependía y encontraba sentido en su relación con el universo y la deidad.


Esta relación se intensifica particularmente con los equinoccios y los solsticios, fechas que, además de marcar el cambio de estación y con esto un nuevo aspecto de energía, eran utilizadas como hitos o marcadores dentro del calendario religioso, celebrando u honrado a santos, dioses y espíritus de la naturaleza.


En el hemisferio norte esta fecha era especialmente celebrada como la muerte y el renacimiento del sol. El inicio del invierno y la caída de la fuerza vital que trae consigo el renacimiento del Sol, ya que si bien es el día más oscuro del año en los siguientes días este en sí empezará a ganar luz, para llevar a la naturaleza a su máximo esplendor.


La energía nos mueve a reverenciar la naturaleza, aprender de ella, convertirnos en honrados sirvientes de la Madre Tierra. La humanidad siempre ha tenido dioses de la luz y estos dioses de la luz son dioses del amor. Protectores que preservan, elevan y redimen toda forma de vida.


El Sol es vida, y esta vida es la propiedad común en todas las cosas, el poder del cual dependemos. Desde el más pequeño átomo hasta la más grande estrella, la luz es un símbolo de la presencia de la vida y esta es una promesa eterna, un espiral ascendente cuya evolución hacia la luz es inevitable. La vida es por lo tanto sagrada, se expande hacia toda la creación expresándose de distintas formas y nosotros como seres humanos somos llamados a ser los guardianes del amor y la creación.


El solsticio de invierno es la oportunidad de sintonizar con este proceso de la naturaleza de muerte-renacimiento como elemento de transformación, liberación de ataduras, de entregarnos al vacío para crecer armoniosamente, como barro en manos del alfarero. Dejar de aferrarse a los roles e integrarnos al propósito divino que nuestro real Ser y Dios han diseñado para nosotros. Honremos nuestra divinidad y nuestra unidad eterna con la fuente suprema del amor.

43 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Manual Serie la Abundancia

¡Hola comunidad 11:11! 🌟 Esperamos que este mensaje les llegue cargado de buenas vibras. Este mes queremos compartir con todos ustedes una intención muy especial: ¡La Abundancia! 💫 Hemos creado un m

Comments


bottom of page